12.9.09

Vagones

Intercambiaron sus miradas en el preciso instante en que sus dos trenes se cruzaron en la estación de 's-Hertogenbosch. Dos rumbos opuestos, dos vidas tan parecidas y a la vez, tan distantes.
Ella dejó pasar los días apeada en su estación y por mucho que lo recordaba, nunca volvió a ver su sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada