6.5.09

Don núm 1

Mentía por compulsión, como si fuera un Narciso esquizofrénico. Una vez empezaba tenía que continuar saltando de un nenúfar flotante a otro, pasando sobre mentiras que apenas podían sostenerse a si mismas como para sostenerlo a él. Mentía con egotismo e ingenuidad, pues creía que para cada cual debía tejer una red a medida. En cada salto salpicaban algunas gotas que eran la pizca de verdad justa para redimirse de las mentiras anteriores. Pretendía estar empapado de agua clara pero su fugacidad lo mantenía a salvo de mojarse. Huía rompiendo la quietud del estanque, escapándose de las aterradoras imágenes que al paso dibujaba su propia figura en el agua, de nenúfares que se mecían turbulentes. Se mentía a si mismo y se hundía sin saberlo. Narciso nos aburría a mí y al resto. Era falaz fingiendo ser modesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada